Cueva: la chispa de la vida

Todos los lugares tienen una seña de identidad y en nuestro pueblo tenemos el privilegio y la suerte de tenerla. La Mancha siempre ha sido conocida por sus vinos y, en su corazón, está Villanueva de Alcardete y su seña más notable: los espumosos Cueva.

La majestuosidad de este caldo de burbujas es, por un lado, fruto del trabajo de los viticultores que, gracias a su amor por la tierra, sus raíces y su cultura, se esmeran por traer la mejor uva para su posterior elaboración. Por otro lado, el reposo en las cuevas, parte vital del espumoso al que le debe su nombre, y el esmero de nuestros profesionales hacen de este líquido dorado parte imprescindible de nuestra mesa.

Para estas fechas navideñas no puede faltar en nuestras casas el espumoso Cueva que con tanto mimo se elabora. Con Cueva, brindamos por el futuro, por aquellos que se encuentran lejos, pero aun así los sentimos cerca. Brindamos también por los que no están, por los próximos proyectos que tenemos en mente y brindamos para que nuestros sueños se cumplan.

Un vino con Corazón
Que es Único
Que transmite Elegancia
Que refleja el Valor
Fruto de un proyecto Ambicioso

Autora: Miriam Garrido Vallejo

1 Comment
  • Conchi vallejo
    Publicado a las 14:36h, 22 diciembre Responder

    Enhorabuena Miriam por tu descripción del vino espumoso Cueva.
    Exquisito relato lleno de amor, trabajo, deseos,sueños…encierra el buen hacer de toda una cadena de corazones que laten al tiempo por un mismo deseo, destino.
    Has sabido plasmar en cada línea el latir de todo un pueblo. Gracias por tu trabajo y brindamos con vino espumoso Cueva..sin duda!..Feliz Navidad.!

Publica un comentario